Ventajas y desventajas de las incisiones: Introducción Areolar

En función de las características del paciente y del implante (el volumen y el tipo de cobertura del implante), el cirujano determina el procedimiento ideal para ser utilizado durante la cirugía de aumento mamario. Una de las partes que determinan el procedimiento, es el tipo de incisión o introducción por donde se inserta el implante, dentro de las mamas del paciente. Si bien existen varios métodos, cada uno tiene sus ventajas y desventajas y deberías conversar al respecto, con tu cirujano todo lo que necesites saber para determinar junto a él, la técnica e incisiones que se realizarán.

Introducción Areolar

Es la incisión que se realiza en el borde inferior de la areola. La vía de introducción areolar permite “esconder” la cicatriz por ser una piel que permite una muy buena cicatrización, aunque es visible a simple vista cuando la paciente se encuentra desnuda.

¿Qué variedades existen?

Existen diversas variedades dentro de éste método, todas sobre la areola. Ellas son:

  • la incisión periareolar (en la mitad inferior del borde areolar),
  • la transareolar (cruzando horizontalmente la areola y pezón),
  • la omega (transareolar pero bordeando al pezón por debajo sin cortarlo),
  • y en «W», todas teniendo las mismas características técnicas para el cirujano.

La introducción periareolar es la preferida desde el punto de vista estético y cicatricial, sobretodo en pacientes con piel oscura en la areola y la omega en pacientes de areola más bien clara.

La vía de introducción areolar permite “esconder” la cicatriz por ser una piel que permite una muy buena cicatrización, aunque es visible a simple vista cuando la paciente se encuentra desnuda.
La vía de introducción areolar permite “esconder” la cicatriz por ser una piel que permite una muy buena cicatrización, aunque es visible a simple vista cuando la paciente se encuentra desnuda.

¿Cómo es el procedimiento quirúrgico?

La vía areolar obliga a cruzar la glándula mamaria, hasta llegar al plano de colocación deseado (submuscular o supramuscular/inframamario), creando una cicatriz que sella el túnel de acceso. En algunos casos, dicha cicatriz interna puede endurecerse y contraerse, sobre todo en el plano submuscular, ocasionando una depresión en la piel que puede llegar a resolverse espontáneamente, con tratamiento físico o incluso requerir cirugía. Teniendo en cuenta que en algunas pacientes, la elasticidad y características del tejido mamario puede llegar a ser limitado, puede que sea mejor utilizar un tipo de implantes. Por ejemplo, un par de implantes salinos Natrelle, serían más fáciles de colocar mediante la introducción areolar, que un par de implantes de silicona Sientra.

Si bien, pueden ocurrir ciertos problemas durante la cicatrización, la vía areolar suele ser la primera elección en casi todos los aumentos mamarios. Su única limitación se produce en pacientes que presenten areolas pequeñas, en ésta caso, lo ideal sería realizar la vía submamaria.

 

<< PÁGINA ANTERIORSIGUIENTE PÁGINA >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *